mundo libre

/ 29 marzo, 2019

El pasado 26 de marzo el Parlamento Europeo aprobó la llamada ley de los derechos de autor para entorno digital por 348 votos a favor, 274 en contra y 39 abstenciones. Ha día de hoy no sabemos con certeza cómo afectara a las distintas plataformas que publican contenidos en abierto, como Facebook, Twitter, etc, pero sabemos que afectará.

 

La polémica de esta nueva normativa viene por sus artículos 15 y 17, que en el borrador inicial de la misma eran los artículos 11 y 13 respectivamente.

 

El artículo 15 está relacionado con la citas a fuentes de información que se incluyen en muchos de los contenidos que se publiquen en internet, como son artículos, entradas de blogs, o noticias online, de tal forma que las personas que tienen la autoría de las fuentes podrán decidir si cobrar o no a quienes los enlacen. Con respecto a este tema, y siempre según nuestra opinión, una solución para que todo siguiera como hasta ahora, sería la liberación masiva de contenidos. Vamos,  que como norma general, cuando publiquemos cualquier contenido propio, le incluyamos su licencia de liberación, indicando a todo el mundo que no nos importa compartir, que no nos importa contribuir al conocimiento global y que por supuesto, lo único que pedimos a cambio es el reconocimiento de autoría, (derecho irrenunciable) y quizás alguna que otra condición, como que compartan de la misma forma o que no hagan un uso comercial de nuestros contenidos. Esta acción, sencilla y rápida, ayudaría al auge de las comunidades que liberan sus conocimientos y a que la gente se tome en serio que hay que usar licencias libres para todo, es decir, un gran paso para los que liberamos cualquier obra, o para los que queremos respetar los derechos de autoría sin saltárnoslo a la torera.

Pero no se acaba ahí porque aún nos queda el artículo 17,  donde se establece que las plataformas donde se publiquen esos contenidos serán las encargadas de comprobar si todos los contenidos que vayamos generando, se ajustan a la normativa vigente. Y, ¿en qué repercutirá este artículo a las grandes compañías como Google?. En nuestra opinión, estas grandes compañías aplicarán el “corte por lo sano”, es decir, no serán capaces de distinguir entre los contenidos válidos o no válidos y aplicarán las medidas de publicación más restrictivas posibles, como ya hemos visto en YouTube en los últimos años.

Esta nueva normativa o esta nueva forma de hacer las cosas, afecta a plataformas donde se publican y comparten códigos entre los usuarios de forma voluntaria, como puede ser GitHub, en los que cualquier persona que entre está de acuerdo con la liberación de su conocimiento y trabajo.  En este caso la plataforma tendrá que comprobar que lo usuarios no incumplen nada, y podría darse el caso de eliminación de cuentas o contenidos simplemente porque se nos ha olvidado incluir la licencia adecuadamente.

Supongamos un caso real, estudiantes que comparten sus prácticas de alguna asignatura, estudiantes que usan la plataforma para aprender a manejarla pero que no saben todavía de las exigencias de incluir licencias, esos estudiantes podrán verse afectados.

En conclusión, no sabemos si todo esto pasará como os lo estamos contando o si finalmente habrá algún tipo de excepción para plataformas de compartición de contenidos voluntarias y gratuitas que es lo que nosotros esperamos. Puesto que tener que establecer mecanismos que coarten la libertad de algún modo es algo con lo que no estamos de acuerdo.

En cualquier caso, recordad siempre usad las licencias libres, esas licencias ya establecen vuestra voluntad de compartición e informan a todo el mundo de ello si las incluimos, por lo que esperamos que todo el mundo empiece a liberar su conocimiento para que la sociedad en general pueda acceder a él.

 

/ 18 marzo, 2019

Arial, Cambria, Verdana, seguro que alguno de estos nombres te suenan y que los habrás usado para redactar un documento o simplemente has leído un documento que los usa.

Efectivamente se tratan de fuentes tipográficas, todas instaladas en LibreOffice Writter, nuestro procesador de textos preferido.

A la hora de redactar un documento, uno de los factores más importantes es usar una fuente tipográfica clara y que facilite la lectura. Ademas, la fuente debe resaltar el contenido de nuestro texto.

Para ello, en este post, os vamos a hablar de una herramienta que nos permite crear nuestra propia fuente tipográfica a partir de cero o partiendo de una fuente tipográfica libre.

Todo esto lo vamos a poder lograr haciendo uso de «Fontforge«.

 

 

Este programa nos permite crear, modificar y convertir fuentes de contorno y de mapa de bits incluyendo: TrueType (TTF), TrueType Collection (TTC), OpenType (OTF), PostScript Type 1 , TeX Bitmap Fonts, X11 OTB bitmap (solo sfnt ), Glyph Bitmap Distribution Format (BDF), FON (Windows), FNT (Windows), y Formato de fuente abierta web (WOFF).

Además, podemos exportar e importar las fuentes a formato vectorial (SVG) y a un formato de objeto de fuente unificado (OVNI).

Con la idea de hacer más sencilla la conversión de manera automática de formatos y otra serie de tareas comunes, Fontforge incorpora dos lenguajes de script, por un lado su propio lenguaje y por otro lado Python.

Fontforge es multiplataforma y se distribuye bajo licencia GPL3.

La interfaz del programa es sencilla y no supone gran problema encontrar las diferentes opciones del programa.

La instalación del programa en sistemas Linux es muy sencilla:

Debemos añadir el repositorio sudo add-apt-repository ppa:fontforge/fontforge y a continuación ejecutar sudo apt-get update.

Finalmente, instalaremos con sudo apt-get install fontforge.

También puedes acceder a su página «FontForge» para descargarlo o consultar la documentación.

Puedes simplemente crear tu propia fuente tipográfica desde cero o descargar una de un repositorio de fuentes libres como por ejemplo fontlibrary y usar una como base para crear tu propia fuente.

Anímate a probarlo y diseña tu propia fuente.

 

/ 22 febrero, 2019

¿Pasas muchas horas usando el ordenador? ¿Has tenido que descansar  por dolor de cabeza? ¿Eres propenso a la visión borrosa o doble?. Si alguna vez te has encontrado en alguna de estas situaciones, lo que te vamos a contar a continuación seguro que te interesa:

Uno de los aspectos más importantes para aquellas personas que pasan varias horas con el ordenador es el descanso de los ojos, con el fin de prevenir la fatiga ocular, la tensión ocular o el desgaste de la retina. Si no descansamos correctamente la vista cada cierto tiempo, podemos sufrir fatiga ocular, visión borrosa, o incluso dolor ocular. Para evitar todo esto, os recomendamos el uso de Safe Eyes.

Safe Eyes es una aplicación de código abierto, que está escrita en Python y que protege nuestros ojos del cansancio y la tensión ocular. Su funcionamiento es sencillo: una vez instalado en nuestro equipo, la aplicación nos va recordando cada cierto espacio de tiempo que es necesario descansar la vista, mostrándonos diferentes ejercicios que podemos realizar y que nos van a servir para relajar nuestros ojos.

Safe Eyes nos permite establecer dos tipos de descansos: por un lado, podemos programar que las pausas sean obligatorias, teniendo que tomar un breve descanso o bien para que simplemente nos recuerde que debemos realizar una pausa, pudiendo definir un botón que nos permite omitir la pausa y realizar más adelante. De igual forma, podemos definir que las pausas sean cortas o largas, en función de lo que nuestros ojos necesiten.

 

 

Como principales características podemos destacar:

– Ejercicios para el descanso de la visión.

– Posibilidad de establecer pausas largas o cortas.

– Definir pausas opcionales o obligatorias.

– Trabaja en segundo plano.

– Notificaciones que nos avisan antes del descanso y después del mismo (de audio y notificaciones de sistema).

– Compatible con varias pantallas.

– Posibilidad de personalizar la aplicación a nuestro gusto (disponible un plugin para mostrar el tiempo).

Desde la Oficina os recomendamos instalar Safe Eyes para cuidar vuestros ojos, lo cuál podemos realizarlo desde su página web:

Descargar SafeEyes

 

 

/ 26 noviembre, 2018

Desde la Oficina de Software Libre queremos ayudar a que los centros educativos de educación primaria dispongan de los recursos informáticos necesarios para sus aulas y acercar el software libre a escolares de educación primaria. Por este motivo, y utilizando todos los equipos que la Universidad de Granada designa para donación, vamos a realizar una Campaña de donación de material informático con software libre para centros educativos de educación primaria.

           Aula ordenadores con software libre

Así, si formas parte de un centro educativo de educación primaria, eres parte de la asociación de padres madres o familias del centro, o simplemente conoces algún centro en esa situación, el día 10 de diciembre se abrirá el plazo de solicitudes para ser beneficiario de esta campaña.
Atenderemos las solicitudes recibidas dependiendo de la disponibilidad de material que tengamos cuando finalice la campaña y atendiendo las solicitudes, siempre que cumplan con las condiciones, por estricto orden de llegada.

Toda la información y el formulario de inscripción estarán disponibles en nuestra página web a partir del 10 de diciembre en el siguiente enlace:

Solicitud Campaña de donación de material informático con software libre para centros educativos (2018)

/ 4 mayo, 2018

Después de seis años de desarrollo, GIMP 2.10 está listo para descargar en Windows y GNU/Linux, con versión para MacOS próximamente.

Gimp es una de las alternativas libres más importantes para el tratamiento de imágenes, y finalmente ha llegado una nueva versión. Vamos a ver las principales novedades que nos ha traído.

Sigue leyendo

/ 23 abril, 2018

Esta semana, nuestro personaje favorito, ha perdido la carrera contra el resto de participantes en el Grand Prix de Computadoras Recicladas, simplemente porque ha elegido la opción equivocada a la hora de instalar software no libre. Este tipo de reutilización de hardware es lo que este oficina hace con las Campañas de Reciclaje de Ordenadores Libres con Software Libre.

Sigue leyendo

/ 25 julio, 2017

En los últimos meses han surgido una serie de grupos de Telegram centrados en el software y hardware libre en Granada y alrededores. Todos los grupos son abiertos, se puede acceder a ellos sin invitación y está bien conocerlos. Aunque todos tienen énfasis en un tema determinado, no hace falta tener un máster en el mismo, son grupos para todos los niveles.

/ 24 abril, 2017

Vamos a empezar por lo más fácil: Cuando. La respuesta es muy simple: ahora

El mejor momento para liberar cualquier contenido, sea código, sea código con un informe explicativo o trabajo científico, siempre es ahora. Si lo que deseas es que su trabajo se conozca y también beneficiar a la comunidad que te ha dado financiación o simplemente apoyo, es mejor hacerlo desde el principio, desde la primera línea de código de un fichero README. El hacerlo ahora manda un mensaje claro: estoy abierto a cualquier sugerencia, y cualquiera puede copiar y mejorar mi trabajo en cualquier estadio de su desarrollo; también podéis sugerir cambios o mejoras y hacerlo durante el desarrollo del mismo, no al final cuando ni yo me puedo beneficiar ni posiblemente nadie porque la cantidad de información, código más informe, sea demasiado apabullante para que le sirva a nadie. Estamos en el mes de abril y te quedarán dos meses, quizás cinco si es en septiembre. Abre tu repositorio ya. Y si vas a empezarlo próximamente, crea el repositorio en abierto desde el principio y trabaja con él. Habla con tu tutor para que interaccione contigo también en abierto y a través del repositorio. Y, por supuesto, la liberación es un camino de dos vías. Si algún compañero tuyo también lo ha liberado, ayúdale, échale una mano, comprueba el código, hazle pull request. Nada más transparente que un repositorio para saber quién ha hecho qué.

Y el hecho de que se sepa que ese trabajo lo has hecho tú es precisamente uno de los porqués, el más importante. Las empresas usan tu repositorio como un currículum vitae, hasta el punto de que hay empresas que se dedican exclusivamente a hacer data mining de GitHub buscando a personas que tengan un perfil determinado, reflejado en lo que tienen publicado en GitHub. Seguramente estés usando una tecnología interesante en tu TFG/TFM/tesis que tenga demanda en el mercado. Ten por seguro que alguien lo va a ver, o que lo va a tener presente en la entrevista de trabajo para publicarlo o no. Git y GitHub es la herramienta que tienen en común todas las empresas y el hecho de que demuestres que lo conoces y lo usas también va a contar a tu favor.

Y finalmente, eso nos da el dónde. Hoy en día el sitio para liberar proyectos es GitHub. Las facilidades sociales y de gestión de proyectos que tienen no tienen ahora mismo igual. Aunque hay otros repositorios gratuitos como BitBucket o GitLab, este incluso libre, lo cierto es que tener un proyecto en un sitio popular como GitHub facilita su visilibidad y también que se interacciones con el resto de los programadores. Además, es el que se utiliza en ránkings provinciales como el de Israel Blancas; aparecer en ese ránking va a permitir también que conozcan tu trabajo y eventualmente que te den uno, que es de lo que se trata.

Nos queda un como. Liberar un trabajo es simplemente cuestión de asignarle una licencia. Y asignarle una licencia es tan fácil como colocar un fichero que se llame LICENSE en el directorio principal, que contenga los términos de la licencia; también se debe añadir una referencia a esa licencia en las cabeceras de todos los ficheros. Por ejemplo, Synapse de Marco Fernández Pranno (un proyecto liberado ya y que se leerá próximamente) tiene licencia MIT. Por otro lado, el texto en sí suele tener licencias Creative Commons, licencias específicas para contenido, como la tesis de Pablo García Sánchez, por ejemplo, que también se liberó desde el principio. Para no mezclar licencias el texto suele ir o en otro directorio o directamente en otro repositorio, aunque no pasa nada para que vayan juntos.

Practica también la ciencia abierta. Si tu tesis tiene un componente de investigación, habrás hecho experimentos, tendrás ficheros de configuración, una bitácora de resultados, los datos. Eso también se puede, y se debe, liberar. Puedes ir publicando los datos y subiéndolos a Figshare o algún otro sitio que te permita asignarle un URL permanente y también citarlo como si de un trabajo se tratara. Esto se escapa de la temática estricta de esta historia, pero puedes informarte en esta presentación y esta otra que explica los conceptos y las herramientas que se pueden usar.

¿A qué esperas pues para liberar tu TFM? Recuerda que el mejor momento siempre es ahora, y si necesitas ayuda y asesoramiento por parte de la Oficina de Software Libre, ya sabes donde encontrarnos.

/ 22 febrero, 2017

Que el software libre es mejor en muchos aspectos lo sabemos bien en esta oficina. Pero hoy queríamos hablaros de lo que ha ocurrido con EAGLE en las últimas semanas; un problema para miles de usuari_s que refleja muy bien una de las muchas razones por las que free as in freedom no es sólo un lema.

EAGLE es un software destinado al diseño de placas de circuito impreso (PCBs) que, históricamente, ha jugado un papel muy importante en el círculo maker/hacker por ser una de las primeras opciones con licencias gratuitas limitadas. Sin ir más lejos, los archivos de diseño de Arduino están publicados en su formato y, además, es una de las pocas opciones en el mundo de la automatización de diseño electrónico con soporte para Linux.

Es un buen software con múltiples facilidades para el diseño de PCBs, es multiplataforma y tiene una buena comunidad de usuarios detrás que liberan gran cantidad de proyectos para usarlos o estudiarlos.

Sin embargo, EAGLE no es software libre.

Esto no sólo hace imposible que puedas estudiar el código del programa, mejorarlo, poder compartirlo con tu compañera de laboratorio o con tu vecino que está aprendiendo electrónica; también da lugar a cambios inesperados como el que anunció Hackaday el 19 de enero: EAGLE pasa a tener un sistema de suscripción mensual. En su versión limitad(ísim)a ahora cuesta 15$ al mes o 100$ al año. Si necesitas manejar más de dos esquemáticos o pretendes construir una PCB con un área mayor a 160cm2  —características muy necesarias si pretendes hacer un proyecto con algo más de envergadura— la suscripción asciende a 65$ al mes o 500$ al año.

Esto sorprende más aún cuando echamos la vista atrás y vemos lo que dijo Autodesk sobre el sistema de suscripciones al comprar CadSoft —la empresa que desarrolla EAGLE— en el verano de 2016. En un artículo en el que explicaban la compra y lo que supondría a los usuarios, escribieron una serie de preguntas frecuentes y sus respuestas; entre ellas estaba la siguiente, en la que parecían dejar claro que un sistema de suscripciones era impensable para EAGLE:

Will I be required to pay ‘maintenance’?

Simply put, no.

De hecho, el problema no reside tanto en el precio —aunque la subida con respecto al sistema de compra anterior es notable— como en el hecho de que, a partir de ahora, nunca vas a ser el dueño del programa. Simplemente estás alquilando su uso por algún tiempo. Si dentro de unos años Autodesk deja de mantener sus servidores o no tienes el suficiente dinero para renovar la suscripción, olvídate de editar tus antiguos proyectos. Y es que, incluso si los servidores están activos y tienes el dinero suficiente, basta con que te quedes sin conexión a Internet para que la autenticación con el servicio de licencias falle y el acceso a un programa que debería ser tuyo te sea denegado.

A esto es a lo que nos referimos cuando decimos que el software privativo juega con tu libertad.

Sin embargo, el panorama no es tan desolador y siempre hay alternativas libres de igual o mayor calidad que, esta vez sí, están de parte de los usuarios. Es el caso de Kicad, en cuyo desarrollo colaboramos desde la OSL junto con el equipo del CERN.

Diseño en Kicad de la placa libre IceZUM Alhambra.

Diseño en Kicad de la placa libre IceZUM Alhambra.

Además de trabajar en aspectos técnicos para mejorar el código de Kicad, en estos momentos estamos colaborando en una característica clave para usuarios de EAGLE: la posibilidad de importar sus proyectos a Kicad, de manera que ningún usuario se quede sin acceso a su trabajo por oponerse a una política de suscripciones privativas que no favorecen a nadie. Probablemente ni siquiera a Autodesk, que previsiblemente perderá usuarios en favor de alternativas libres como Kicad.

Así que ya sabéis, si alguna vez alguien os pregunta si preferís usar software privativo en vez de software libre, pensad en las libertades que están en juego y responded: Simply put, no.

Web Campus Infantil
Logo y enlace Web Campus Infantil 2019
Web SereIngeniera
Logo y enlace Web SereIngeniera 2018
Web Jornadas De Software Libre
Logo y enlace Web Jornadas de Software Libre 2018
Humor
Humor
Archivos
Categorías