BarraLibreCamp

/ 26 julio, 2012

Probablemente el Software Freedom Day (Día de la Libertad del Software, también conocido por sus siglas «SFD») es el mayor evento anual de difusión del Software Libre.

Por supuesto, hay congresos, conferencias y ese tipo de cosas que son muy importantes, pero esos están pensados para la gente que ya forma parte del «Mundo Libre» y no como un modo de difundir el Software Libre entre aquellos que aún no lo conocen.

Además, el SFD no se circunscribe a ningún lugar, si no que se organiza en multitud de sitios de todo el mundo simultáneamente (o más o menos simultáneamente, por la cosa de ajustarlo para que coincida con días de fiesta y esas cosas).

El SFD está planteado como un evento lúdico, informativo y educativo, más o menos por ese orden.

Este año, además, el SFD coincidirá en Granada con la tercera edición de la !BarraLibreCamp (La primera fué en la Universidad de Granada y la segunda en la Universidad de Cádiz).

Ya iremos adelantando agenda, actividades y esas cosas pero, por ahora, ve dejando un hueco en tu agenda para el 15 de Septiembre, en el Centro Cívico de la Chana, Granada.

Mientas tanto, para tener más información o estar al día, aquí tienes el Wiki del Software Freedom Day y también el Wiki de la !BarraLibreCamp

/ 23 junio, 2010

Parece mentira que en un evento de este tipo tengamos que hablar de la comida, porque no hay nada tan poco técnico. Sin embargo, todos los saraos tienen cafés y comida, y en este, fiel al espíritu del evento, es una comida autoorganizada, aportada por los propios asistentes.
Inicialmente pensamos que sería una buena idea poner las comidas que pensaba cada uno llevar en el wiki. Pero no fue una buena idea: sólo lo hicimos unos pocos, y al final resulta que toda la comida que se lleve se aprovecha, aunque sean tortillas de patatas. Claro, que «toda la comida que se lleve» tampoco va a ser mucha: habrá bastante pastelería, poco puchero, y mucho en plan picnic, por lo que es conveniente prever, una vez que tengas inventario de lo que hay, un mocho para poder ir a un supermercado a comprar lo que falte: ensaladas, tortillas de patatas ya hechas, patatas fritas, algún postre, cosas así.
Es imprescincible que una persona se haga responsable de la comida, recoja lo que lleva la gente, haga inventario y vea lo que falta, y demás. En este caso contamos con la colaboración de Lidia.
Lidia se dio cuenta, además, de otro problema más: cómo servir la comida. En el primer desayuno la dejamos en una mesa y que fuera cogiendo la gente, pero no es nada práctico, porque el ancho de banda es pequeño. Es mejor organizar una red P2P con caché e ir repartiendo la comida en nodos (o sea, mesas) antes de que llegue la gente, para que puedan acceder a ellos como si de un bittorrent se tratara. Normalmente una sola persona tiene una pechá de trabajar para hacer eso, así que puede trincar como encargado de comida al primero que suba al sitio reservado con hambre.
Otra cuestión: va a sobrar comida, hagas lo que hagas. Si no sobra, es que falta, ya lo sabéis. La podéis distribuir entre los cabales (los que queden al final), o como podáis, pero (como, por cierto, también hizo Lidia) no tiréis las bolsas de plástico del supermercado, que luego os pueden hacer falta.
Creo que finalmente me ha salido la historia (superficialmente) menos técnica de las que ha habido y habrá en este blog. Pero lección aprendida ha sido, así que corresponde contarlo.

/ 15 junio, 2010

Autoorganizando el desayuno

  • Sobre la inscripción gratuita: nunca, y repito nunca que haya inscripción gratuita a algo vendrá la gente que esperas que venga. El problema es que si prevés cosas relacionadas con la cantidad de gente, como el tamaño de las salas, el número de camisetas o de cafés, puedes quedarte con demasiadas y no saber qué hacer con ellos. La inscripción gratuita está bien y atrae gente, pero quizás en estos casos fuera conveniente poner una pequeña inscripción, aunque sea sólo para cubrir parte de los gastos ocasionados por una persona más o menos. Si son 5€, por ejemplo, no puede decirse que nadie deje de ir por el precio, y sin embargo las previsiones de asistencia serán mucho más precisas. Por otro lado, también tienes que tener cuidado que no te ocasiones el poner un precio más problemas de los que te resuelve
  • La difusión de un evento siempre es un problema, pero en este caso la difusión a través de redes sociales ha funcionado bastante bien. No hemos hecho ni un cartel, por lo que el presupuesto en este apartado ha sido 0, aunque sí ha salido en Menéame y no sé si Barrapunto. Cuando un evento está enfocado a una comunidad determinada, con usar los medio que use la gente de esa comunidad es suficiente
  • Los patrocinios han sido también más que suficientes. Codeko con las camisetas (a las que ha ayudado también esta oficina y los propios que hicieron las camisetas, haciéndonos un buen precio), Emergya con las acreditaciones, Bebidas 7 Oros con la cerveza, y GCubo con la comida, han dado un apoyo más que digno. Si se consigue mucho más dinero se podrá pagar a algún conferenciante de relumbrón o dar una mochila aparte de la camiseta, pero grandes patrocinios también son hándicaps porque suelen solicitar slots temporales, que pueden ir o no con el espíritu del evento

No creo que me deje nada en este apartado. Pero podéis poner vuestras sugerencias en los comentarios

/ 11 junio, 2010

A la espera de un análisis un poco más profundo (es decir, pensar un poquito), ahí va una primera impresión:

Nota: Ya está disponible el «análisis un poco más profundo».

Ayer celebramos la prometida y esperada !BarraLibre Camp, la primera (pero, sin duda, no la última) barcamp que coordina esta oficina.

Durante todo el día, las salas reservadas para el evento estuvieron
abiertas a todo el que quería aportar su charla, taller, debate, o
cualquier idea que se le hubiese pasado por la cabeza (y hablamos de
cabezas tremendamente imaginativas).

Desde charlas sobre metodologías de programación hasta auténticas
batallas campales entre partidarios de distintos lenguajes de
programación, pasando por talleres de papiroflexia o conferencias
sobre el uso del Software libre en las más variadas circunstancias.
Hubo espacio para todo en un día realmente intenso.

Fué una experiencia interesante e instructiva, pero también muy
divertida e interesante.

Ahora nos queda analizar la experienca para poder mejorar en futuros
encuentros, y agracdecer a todos vuestra participación.

/ 11 junio, 2010

Rodolfo García, U. Holguín
Terminó la (esperemos que primera y no única) !BarraLibreCamp y aunque hay muchas cosas que contar, me voy a concentrar en la organización temporal del asunto.
La principal idea de un Barcamp es que los horarios se autoorganizan. Yo (no sé si todos) tenía la idea de que la gente llegaba, se apuntaba a una hora, y ahí quedaba el tema.
Como preveíamos que hubiera un cierto pico de apuntarse la gente al principio de la mañana, elegimos Google Spreadsheet para ponerlo; un programilla en Perl que generaba los diferentes slots horarios, copia y pega, y una columna por cada uno de los ámbitos en los que se va a desarrollar la Barcamp.
Y lo cierto es que funcionó bien: puede editar cualquiera que tenga el enlace (por lo que conviene que sólo lo sepan los asistentes, para que no entre nadie de fuera para fastidiar); no sólo puedes trabajar sobre diferentes celdas, sino que también tiene un chat habilitado donde, si notas que alguien está modificando una celda, puedes resolver el conflicto o preguntar o algo.
El problema es que el horario se modifica continuamente, sobre la marcha. Una charla se extiende más de la cuenta, o resulta muy interesante, y la de más adelante se retrasa. Si está todo el mundo en la misma sala, se puede comunicar a quien venga después si le importa recolocar la charla. Si no le importa, no hay problema. Si le importa, bueno, tienes que cortar. El problema es también mantenerse informado de todos los cambios. Uno llega a ver una charla sobre recetas de lentejas libres, y se encuentra con otra sobre un wiki para construir muebles del Ikea.
Google Docs no ayuda en eso: no hay un RSS con los cambios (como suele haber en los wikis). Se puede solucionar con alguna herramienta de scraping, pero hay que hacerla. Lo dejamos como trabajo pendiente para la siguiente.
El siguiente problema es la sincronización. Inicialmente habíamos pensado en charlas de 20 minutos, talleres de media hora. Al final pusimos slots de 20 minutos para todo el mundo, pero no es suficiente, y en muchos casos la gente se pasó de la hora. Quizás 30 minutos de slot sea más razonable: entre charla y debate (que es lo interesante), es más fácil ajustarlo. Sigue sin gustarme lo de que las salas sean asíncronas, porque es más difícil cambiar, pero con menos slots tendrá que haber más espacios.
Finalmente, está claro que algunos se van a quedar sin dar su charla. Con un poco de flexibilidad se puede dar en petit comité, pero siempre es conveniente tener algún espacio que actúe como registro de overflow para que en caso necesario se use. Es decir, si has reservado n salas para charals, ten prevista n+1 que no se use salvo en caso necesario.
En resumen, yo creo que el formato es muy interesante, y da posibilidad que participe gente que de otra forma no se acercaría. Pero con experiencia y herramientas informáticas, puede salir todo mucho mejor.

Web Campus Infantil
Logo y enlace Web Campus Infantil 2019
Web SereIngeniera
Logo y enlace Web SereIngeniera 2018
Web Jornadas De Software Libre
Logo y enlace Web Jornadas de Software Libre 2018
Humor
Humor
Archivos
Categorías