Crónica de la hora del código #HourOfCode 2


Como miembro colaborador de OpenXXI y técnico en la Oficina de Software Libre de la Universidad de Granada OSL, al igual que el resto de compañeros, José Alonso y Pablo, hemos realizado tres días de iniciación a la programación con Scratch en aulas de la ETSIIT. Han sido tres días fantásticos, llenos de complicidad entre padres e hijos. Días que dan paso a algunas anécdotas , como minino para relatar alguna en esta crónica.

El primer día se presentó con un inicio un tanto caótico: la imagen de Ubuntu que hay en la facultad y que utilizamos para los Campus de verano se resistía a iniciar. Unos primeros momentos que resolvimos con tenacidad, risas nerviosas y comentarios del estilo “esto es porque no hemos pagado la cuota y nos han cortado el suministro” :D.

IMG_20151209_200811

Pasados estos primeros momentos durillos, pudimos comenzar a realizar una breve explicación de qué es Scratch y de qué trata esto de “la hora del código” (#HourOfCode). Incluso nos encontramos con familias que ya estuvieron en el evento anterior y ya conocían  la Semana del Código (CodeWeek EU). Aún así, disfrutaron igual o más que el resto de familias que acudían por primera vez.

EL evento anterior se denominó la Semana Europea del Código y trataba, igual que la hora del código,  de aprender a programar en familia con Scratch. En ambas actividades, la inscripción ha sido gratuita y abierta: agradececimientos a la Escuela Técnica Superior en Ingeniería (ETSIIT) por cedernos varias aulas con ordenadores y así poder realizar los eventos.

Las familias disfrutaron a lo grande: tantos los padres como los hijos se entregaron al 100%, creando algunos de los juegos que iba explicando José Alonso en  la pantalla de proyección y  accesibles desde la web de OpenXXI. Recordamos que esta empresa dedicada a la difusión del software libre organizará durante estas navidades el Campus de Invierno de Iniciación a la Robótica los días 28, 29 y 30 de Diciembre en el Centro Cívico de La Chana, centrado en la programación con Scratch aplicado a robots.

Habíamos prometido contar alguna anécdota vivida durante estos días. Dado que no han sido pocas, hemos seleccionado una: la de Óscar, contada y vivida por nuestro colaborador Manu Cogolludo.

Óscar vino acompañado de 2 de sus hermanos. Ellos se quedaron en las primeras mesas de ordenadores, pero él decidió irse a la más alejada de la entrada al aula, en la que apenas se veía bien la pantalla de proyección. Le dije que ahí no iba a ver nada y que lo mejor fuese que se sentase más cerca y él, muy animado, me respondió que veía bien. Lo dejé hacer pero no lo perdí de vista, ya que desde el primer momento aprecié que iba un poco a su aire. Cuando el resto de asistentes estaba ya metido en el código del primer objeto que iba explicando José Alonso volví a mira a Óscar, que parecía no pasar de la pantalla de acceso, ya que el Scratch online se puede programar tanto con una cuenta en la web como sin ella. Me acerqué y, efectivamente, estaba en la pantalla del login (donde se accede con el nombre de usuario y correo electrónico). El chiquillo había puesto su nombre tal cual y algo escrito en el apartado de la contraseña e intentaba descifrar el captcha que le aparecía (esto último sale cuando hay varios intentos erróneos de acceder a la web, de hecho lo realizan otros muchos sitios por seguridad y descartar que seas un bot). Le pregunté si sabía su correo electrónico o nombre de usuario o algo para acceder. “Sí, yo soy Óscar y ya está”, me dijo. Me fijé en que tenía los ojos llorosos. “¿Pero estás llorando? No es para tanto, lo solucionamos ahora”, le digo. ” No, es que no me he traído las gafas y no veo bien”, me contesta. ¡Vaya artista!

Ya puestos en faena y habiendo puesto el escenario, un balón y hasta un contador de rebotes, compruebo que Óscar es un máquina: aquel contador llevaba como tropecientos mil puntos y le pregunto que si se ha fijado en el resultado del contador. “Claro que sí, creo que he logrado algún récord importante”, me comenta sin apartar la vista. “Eres el campeón de toda Europa del Este, chaval. Imagina que ahora saliese en pantalla THE WINNER IS ÓSCAR, ¿qué premio preferirías?”, le pregunté. “Un robot”, me contesta. “¿Qué robot? ¿Te gustaría uno que te trajese algo de la cocina o sólo las zapatillas y el pijama?”, insistí. “Me gustaría que me trajese… un yogur de la nevera”.

Comenzamos a reírnos como niños, sí. Un niño de 7 años y otro de 50.

No sólo se trata de reunir a padres e hijos a programar. La Hora del Código también significa divertirse y pasar un tiempo realizando algo distinto, algo que quizás no se hace en casa. Aprovechar estos momentos para disfrutar y hacer volar la imaginación utilizando una bola, un ladrillo o un zapato, transformándolo en lo que quieras, programando objetos y sus variables e incluso creando tus propios objetos. Y que todo esto lo hagan ellos, los niños, dejando volar la imaginación y las risas, por qué no.

 

hourofcode15

Por último, el sábado por la mañana estuvimos con niños de más edad en la sede de Granada Acoge realizando otro taller de Scratch. Hemos llevado 6 portátiles donados por la Universidad de Granada en la labor de reutilización de material Informático que realizamos como parte de la OSL. También se han realizado otros talleres-charlas sobre impresoras 3D, Drones, Arduino e Inteligencia Artificial.

Los niños estuvieron muy motivados y los portátiles han cumplido de sobra con Scratch2 y Visualino. Una mañana intensa, ya que se trataba de darles una pequeña introducción a estas herramientas y programas, aún así, se les notaba volcados en aprender algo que no habían visto nunca. Con Scratch llegaron a decir “¡esto es mágico!”. La verdad que la magia es de ellos, que después de pasar y de vivir lo que habrán vivido mantienen esa ilusión y un brillo especial en la mirada.

Aquí una foto en las que no parecen los niños, tal cual nos pidieron en Granada Acoge.

hourofcode21

El resto de fotos se encuentran en la galería de la OSL con licencia Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

2 Comentarios en “Crónica de la hora del código #HourOfCode

  • jose luis lopez martin

    Nosotros estuvimos el último día (viernes) y lo pasamos fenomenal con mis dos hijos y mi mujer. También nos hicimos unas fotos que me gustaría tener. Ruego si las teneis me las paseís si es posible. Muchas gracias por la tarde tan estupenda que pasamos.