Una máquina virtual es básicamente un programa que te permite simular un ordenador independiente dentro de otro ordenador. Esto permite instalar un sistema operativo sin alterar el que tienes actualmente instalado en tu equipo. Uno de los usos que le podremos dar es probar una distribución de Linux sin ser tener que modificar tu sistema operativo principal.

En este post cubriremos tanto la instalación de VirtualBox en un equipo con MS Windows, como la creación de una máquina virtual junto con la instalación pertinente de Ubuntu en esta.

Instalación de VirtualBox

El software de virtualización más popular actualmente es VirtualBox. Desarrollado por Oracle bajo una licencia GPL, nos ofrece un sistema de virtualización multiplataforma, disponible para Windows, Linux o Mac. Para descargarlo, accederemos a su página oficial y seleccionaremos nuestro sistema operativo. Si el tuyo es Linux, probablemente VirtualBox esté en los repositorios oficiales de tu distribución.

Instalación en Windows

Si tu sistema operativo es MS Windows, podrás instalarlo fácilmente siguiendo los pasos del instalador. Una vez descargado de la página anteriormente mencionada, lo ejecutaremos y pulsaremos «Next» o «Siguiente» para comenzar la instalación.

En primer lugar, nos preguntará qué características queremos instalar y dónde. En nuestro caso lo más recomendable será dejar las que nos indica el instalador por defecto, como podemos ver en la siguiente imagen. Pulsaremos de nuevo en «Next» o «Siguiente» para proceder al siguiente paso:

En segundo lugar, nos preguntará si queremos añadir un icono en el escritorio, si queremos añadirlo en la barra de tareas, etc. Esta selección es ajena al funcionamiento del programa, por lo que puedes seleccionar lo que quieras. En mi caso he seleccionado crear una entrada en el menú de Windows y «Restiger file associations» para que se establezca como predeterminado VirtualBox a la hora de abrir los archivos de su tipo:

En el siguiente paso nos preguntará si queremos proceder con las instalación. Como vemos en la siguiente imagen, VirtualBox nos avisa de que durante la instalación es posible que la conexión a internet de nuestro ordenador se pierda puntualmente, por lo que debemos asegurarnos antes de proceder de que no hay nada importante en nuestro ordenador que esté utilizando internet. Para continuar con la instalación pulse en «Yes» y posteriormente en «Install» o «Instalar»:

A lo largo de este proceso, es posible que nos aparezca una ventana para que le otorguemos al instalador permisos de administrador. Esto son los permisos necesarios que necesita Windows para permitir que se instalen programas. Se los otorgamos para poder proceder con la instalación. Luego, nos aparecerá una ventana como la de la segunda imagen, donde se nos preguntará si queremos instalar el software de dispositivo. Un software de dispositivo o driver es un «programa» que permite al sistema operativo comunicarse de forma correcta con el hardware. En este caso lo necesitaremos, por lo que pulsaremos en «Instalar»:

Una vez finalice, ya tendremos Virtual Box instalado en nuestro ordenador.

Creación e instalación de la máquina

Descarga

Ubuntu lo podemos descargar de su página oficial. Aquí podremos encontrar diferentes versiones. Actualmente, a la fecha de realización de este post, lo recomendable será instalar la versión 20.04 LTS, la cual podrás descargar desde aquí. Se descargará un archivo ISO de 2.8GB el cual posteriormente usaremos en la instalación.

Mientras se descarga el archivo, podemos proceder a crear la máquina virtual. Posteriormente realizaremos la instalación de Ubuntu.

Creación de la máquina virtual

Una vez instalado e iniciado VirtualBox, crearemos la máquina virtual pulsando el icono de «Nueva».

VirtualBox nos pedirá que introduzcamos el nombre de la máquina virtual junto con el tipo y la versión que vayamos a usar. En este caso el tipo será «Linux» y la versión será «Ubuntu (64-bit)». El nombre puedes introducir el que quieras. Este será el que te permita identificar tu máquina virtual en caso de tener más de una. Además de esto, te permite introducir la carpeta donde alojar los archivos de la máquina virtual. Puedes elegir la carpeta que quieras, en mi caso he dejado la que nos indica VirtualBox por defecto.

En el siguiente paso, debemos indicarle la memoria principal (RAM) que tendrá nuestra máquina virtual. En este caso Ubuntu recomienda escoger un tamaño mínimo de 2048MB (2GB) para sistemas virtualizados para que todo funcione correctamente.

En segundo lugar, VirtualBox nos pedirá como configurar el disco duro. En este caso crearemos un disco virtual. El resultado de este paso será creación de un archivo que simulará el disco duro de tu máquina virtual. Como podemos ver en la segunda imagen, nos preguntará que tipo de archivo de disco duro queremos usar. Todos los formatos presentados son válidos para nuestro uso. Básicamente las principales características de estos son que VDI es el formato predeterminado de VirtualBox, VMDK separa el disco en archivos de 2GB de tamaño, ya que esto es necesario para algunos sistemas de archivos y VHD tiene compatibilidad con otros sistemas de virtualización, por lo que si quieres usar la máquina en otros sistemas, esta puede ser la mejor opción para ti. En mi caso he seleccionado VDI, ya que no necesitaba de ninguna de las dos características anteriormente mencionadas de las otras alternativas. En la tercera imagen vemos el siguiente paso. Se nos presentan dos opciones para la creación del disco duro virtual. Básicamente nos pregunta si queremos que el archivo sea reservado dinámicamente, es decir, que el espacio ocupado en cada momento por la máquina virtual sea el tamaño del archivo, o que tenga un tamaño fijo en nuestro equipo en base a un tamaño seleccionado más adelante. La opción recomendada es usar el disco reservado dinámicamente para que este no esté ocupando espacio innecesario en el disco:

Como hemos destacado anteriormente, le tendremos que dar un tamaño al disco. Ubuntu recomienda usar al menos 25GB, pero esto dependerá del uso que le vayas a dar y de los archivos que vayas a guardar dentro de tu máquina virtual. En nuestro caso hemos seleccionado 30GB:

En este punto ya tenemos creada nuestra máquina virtual con las opciones seleccionadas en los pasos anteriores. En la pantalla principal podemos ver como aparecen todas las características que hemos seleccionado en el proceso de creación de la máquina, aunque nos faltan algunas cosas por configurar. Los puntos que nos quedan por completar, se configurarán en el proceso de instalación del sistema operativo. La forma de iniciar este proceso será accediendo al menú «Configuración».

Nos aparecerá un menú como este. Pulsaremos a la izquierda en «Almacenamiento». Una vez aquí, pulsaremos donde pone vacío, justo debajo de «Controlador: IDE». Nos aparecerá una sección a la derecha. Aquí pulsaremos en el disco azul de la derecha del todo y haremos click en «Seleccionar un archivo de disco». Buscaremos el archivo de Ubuntu que nos hemos descargado anteriormente y pulsaremos en «Aceptar».

Activar la virtualización

Para poder usar una máquina virtual tienes que activar la virtualización en tu equipo. Normalmente esto ya viene activado por defecto, pero no siempre es el caso. Puedes proceder con los siguientes pasos, pero si en algún momento te pide activarlo puedes buscar como hacerlo en los manuales de tu equipo, o buscar en la BIOS la opción «Intel Virtualization Technology» si tu ordenador cuenta con un procesador Intel o «SVM Mode» si tu ordenador cuenta con un procesador AMD de tu ordenador y activarlo.

Instalación del Ubuntu

El último paso para poder disfrutar de un sistema operativo Linux en nuestra máquina virtual es la instalación del sistema operativo. Para comenzar dicha instalación debemos seleccionar ,»Iniciar», teniendo marcada la máquina virtual configurada anteriormente.

Se abrirá una ventana de inicio del sistema operativo. Normalmente al principio hace un chequeo de errores en el disco. Simplemente tenemos que dejar que este termine.

Antes de iniciar la instalación, cabe destacar que puede que en algún momento no veamos el ratón fuera de la ventana de VirtualBox. Esto puede ocurrir debido a que el programa captura nuestro ratón como si perteneciese a la máquina virtual que estamos instalando. Para poder usar el ratón fuera de nuestra máquina virtual debemos pulsar la tecla «Control» de la derecha del teclado.

Cuando el chequeo termine, obtendremos la pantalla mostrada en la siguiente imagen. En ella nos pregunta si queremos probar o directamente instalar Ubuntu. Pulsaremos en probarlo y más adelante lo instalaremos. Cabe destacar que puedes elegir el idioma que prefieras seleccionándolo a la izquierda.

Se iniciará Ubuntu como vemos en la siguiente imagen. Ahora mismo lo podríamos usar como si ya estuviese instalado, pero nada de esto se nos guardaría, por lo que vamos a proceder a instalarlo. Antes de esto, para hacer más cómoda la instalación, vamos a cambiar la resolución de la ventana para poder verla a un tamaño normal. Para esto pulsaremos en los tres iconos de arriba a la derecha y en el menú desplegable que aparece pulsaremos en «Configuración» como vemos en la siguiente imagen:

Una vez se abra la configuración, en el menú de la izquierda bajaremos hasta encontrar el apartado «Monitores». Pulsaremos y nos saldrán 4 opciones que modificar. En este caso nos centraremos en la resolución, la cual puedes cambiar a tu gusto. Recomendamos usar 1024×728 ya que es una resolución aceptable para la instalación y suele ser más pequeña que la mayoría de monitores por lo que no supondrá un problema el reproducirla en una ventana.

Tras cambiar la resolución, si todo se ve correctamente, le indicamos que queremos «Mantener cambios» y cerramos la ventana de configuración.

Una vez de nuevo en el escritorio, veremos un icono llamado «Instalar Ubuntu 20.04.1 LTS». Pulsaremos sobre él para la iniciar la instalación. En el instalador como vemos en las siguientes imágenes, lo primero que nos pedirá será el idioma y la configuración del teclado. Normalmente, si estás conectado a internet ambos se detectarán automáticamente, pero si quieres otra configuración, podrás cambiarla sin ningún problema.

En el siguiente paso nos preguntará qué tipo de instalación queremos hacer. En este caso seleccionaremos la instalación normal, con actualizaciones de Ubuntu. Puede que al realizar este paso, la ventana se vuelva pequeña de nuevo. Si esto es así, sin cerrar la ventana de instalación, vuelve a realizar los pasos que se indicaron antes para cambiar la resolución.

Tras esto, el instalador nos pregunta dónde queremos instalar Ubuntu. Aquí seleccionaremos que queremos «Borrar el disco e instalar Ubuntu». Cabe destacar que esto no borrará nada del disco de tu ordenador personal, si no que borrará el disco virtual que creamos previamente en VirtualBox.

El instalador nos pedirá que indiquemos donde nos encontramos para ajustar nuestra zona horaria. Bastará con pulsar el país en el que te encuentres, para que este ajuste la zona horaria pertinente.

Como siguiente y último paso antes del inicio de la instalación, Ubuntu nos solicitará el nombre del equipo, el nombre de usuario y la contraseña. Rellenaremos el formulario e indicaremos si queremos o no poner la contraseña al iniciar una sesión. Cabe destacar que debes poner una contraseña que posteriormente recuerdes, ya que esta se necesitará para instalar programas y administrar tu sistema operativo.

Ya completado este paso, comenzará la instalación. Tendremos que esperar hasta que finalice y cuando esta termine reiniciar la máquina virtual. Al reiniciar la máquina virtual, antes de que se apague la máquina nos pedirá que extraigamos el medio de instalación y pulsemos «Enter». Como es una máquina virtual y no tenemos medio de instalación simplemente pulsaremos la tecla «Intro».

Una vez reiniciado el equipo, probablemente nos toque volver a modificar por última vez la resolución de la ventana. Para esto seguiremos los mismos pasos que hemos indicado antes.

Ya tendremos el sistema Linux instalado y completamente funcional. Ubuntu nos mostrará ahora ciertas configuraciones. Si no quieres configurar ninguno de estos servicios pulsa sobre «Omitir» y «Siguiente» en la esquina superior derecha.

Una vez llegado a este punto, ya tendrás la máquina virtual completamente funcional. No dudes en contactar con nosotros a través de los comentarios o nuestras redes sociales si tienes alguna duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web Campus Infantil 2019
Logo y enlace Web Campus Infantil 2019
Web SereIngeniera
Logo y enlace Web SereIngeniera 2018
Web Jornadas De Software Libre
Logo y enlace Web Jornadas de Software Libre 2018
Calendario
octubre 2020
lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo
28 septiembre, 2020 29 septiembre, 2020 30 septiembre, 2020 1 octubre, 2020 2 octubre, 2020 3 octubre, 2020 4 octubre, 2020
5 octubre, 2020 6 octubre, 2020 7 octubre, 2020 8 octubre, 2020 9 octubre, 2020 10 octubre, 2020 11 octubre, 2020
12 octubre, 2020 13 octubre, 2020 14 octubre, 2020 15 octubre, 2020 16 octubre, 2020 17 octubre, 2020 18 octubre, 2020
19 octubre, 2020 20 octubre, 2020 21 octubre, 2020 22 octubre, 2020 23 octubre, 2020 24 octubre, 2020 25 octubre, 2020
26 octubre, 2020 27 octubre, 2020 28 octubre, 2020 29 octubre, 2020 30 octubre, 2020 31 octubre, 2020 1 noviembre, 2020
Archivos
Categorías