reflexiones

Vamos a empezar por lo más fácil: Cuando. La respuesta es muy simple: ahora

El mejor momento para liberar cualquier contenido, sea código, sea código con un informe explicativo o trabajo científico, siempre es ahora. Si lo que deseas es que su trabajo se conozca y también beneficiar a la comunidad que te ha dado financiación o simplemente apoyo, es mejor hacerlo desde el principio, desde la primera línea de código de un fichero README. El hacerlo ahora manda un mensaje claro: estoy abierto a cualquier sugerencia, y cualquiera puede copiar y mejorar mi trabajo en cualquier estadio de su desarrollo; también podéis sugerir cambios o mejoras y hacerlo durante el desarrollo del mismo, no al final cuando ni yo me puedo beneficiar ni posiblemente nadie porque la cantidad de información, código más informe, sea demasiado apabullante para que le sirva a nadie. Estamos en el mes de abril y te quedarán dos meses, quizás cinco si es en septiembre. Abre tu repositorio ya. Y si vas a empezarlo próximamente, crea el repositorio en abierto desde el principio y trabaja con él. Habla con tu tutor para que interaccione contigo también en abierto y a través del repositorio. Y, por supuesto, la liberación es un camino de dos vías. Si algún compañero tuyo también lo ha liberado, ayúdale, échale una mano, comprueba el código, hazle pull request. Nada más transparente que un repositorio para saber quién ha hecho qué.

Y el hecho de que se sepa que ese trabajo lo has hecho tú es precisamente uno de los porqués, el más importante. Las empresas usan tu repositorio como un currículum vitae, hasta el punto de que hay empresas que se dedican exclusivamente a hacer data mining de GitHub buscando a personas que tengan un perfil determinado, reflejado en lo que tienen publicado en GitHub. Seguramente estés usando una tecnología interesante en tu TFG/TFM/tesis que tenga demanda en el mercado. Ten por seguro que alguien lo va a ver, o que lo va a tener presente en la entrevista de trabajo para publicarlo o no. Git y GitHub es la herramienta que tienen en común todas las empresas y el hecho de que demuestres que lo conoces y lo usas también va a contar a tu favor.

Y finalmente, eso nos da el dónde. Hoy en día el sitio para liberar proyectos es GitHub. Las facilidades sociales y de gestión de proyectos que tienen no tienen ahora mismo igual. Aunque hay otros repositorios gratuitos como BitBucket o GitLab, este incluso libre, lo cierto es que tener un proyecto en un sitio popular como GitHub facilita su visilibidad y también que se interacciones con el resto de los programadores. Además, es el que se utiliza en ránkings provinciales como el de Israel Blancas; aparecer en ese ránking va a permitir también que conozcan tu trabajo y eventualmente que te den uno, que es de lo que se trata.

Nos queda un como. Liberar un trabajo es simplemente cuestión de asignarle una licencia. Y asignarle una licencia es tan fácil como colocar un fichero que se llame LICENSE en el directorio principal, que contenga los términos de la licencia; también se debe añadir una referencia a esa licencia en las cabeceras de todos los ficheros. Por ejemplo, Synapse de Marco Fernández Pranno (un proyecto liberado ya y que se leerá próximamente) tiene licencia MIT. Por otro lado, el texto en sí suele tener licencias Creative Commons, licencias específicas para contenido, como la tesis de Pablo García Sánchez, por ejemplo, que también se liberó desde el principio. Para no mezclar licencias el texto suele ir o en otro directorio o directamente en otro repositorio, aunque no pasa nada para que vayan juntos.

Practica también la ciencia abierta. Si tu tesis tiene un componente de investigación, habrás hecho experimentos, tendrás ficheros de configuración, una bitácora de resultados, los datos. Eso también se puede, y se debe, liberar. Puedes ir publicando los datos y subiéndolos a Figshare o algún otro sitio que te permita asignarle un URL permanente y también citarlo como si de un trabajo se tratara. Esto se escapa de la temática estricta de esta historia, pero puedes informarte en esta presentación y esta otra que explica los conceptos y las herramientas que se pueden usar.

¿A qué esperas pues para liberar tu TFM? Recuerda que el mejor momento siempre es ahora, y si necesitas ayuda y asesoramiento por parte de la Oficina de Software Libre, ya sabes donde encontrarnos.

Que el software libre es mejor en muchos aspectos lo sabemos bien en esta oficina. Pero hoy queríamos hablaros de lo que ha ocurrido con EAGLE en las últimas semanas; un problema para miles de usuari_s que refleja muy bien una de las muchas razones por las que free as in freedom no es sólo un lema.

EAGLE es un software destinado al diseño de placas de circuito impreso (PCBs) que, históricamente, ha jugado un papel muy importante en el círculo maker/hacker por ser una de las primeras opciones con licencias gratuitas limitadas. Sin ir más lejos, los archivos de diseño de Arduino están publicados en su formato y, además, es una de las pocas opciones en el mundo de la automatización de diseño electrónico con soporte para Linux.

Es un buen software con múltiples facilidades para el diseño de PCBs, es multiplataforma y tiene una buena comunidad de usuarios detrás que liberan gran cantidad de proyectos para usarlos o estudiarlos.

Sin embargo, EAGLE no es software libre.

Esto no sólo hace imposible que puedas estudiar el código del programa, mejorarlo, poder compartirlo con tu compañera de laboratorio o con tu vecino que está aprendiendo electrónica; también da lugar a cambios inesperados como el que anunció Hackaday el 19 de enero: EAGLE pasa a tener un sistema de suscripción mensual. En su versión limitad(ísim)a ahora cuesta 15$ al mes o 100$ al año. Si necesitas manejar más de dos esquemáticos o pretendes construir una PCB con un área mayor a 160cm2  —características muy necesarias si pretendes hacer un proyecto con algo más de envergadura— la suscripción asciende a 65$ al mes o 500$ al año.

Esto sorprende más aún cuando echamos la vista atrás y vemos lo que dijo Autodesk sobre el sistema de suscripciones al comprar CadSoft —la empresa que desarrolla EAGLE— en el verano de 2016. En un artículo en el que explicaban la compra y lo que supondría a los usuarios, escribieron una serie de preguntas frecuentes y sus respuestas; entre ellas estaba la siguiente, en la que parecían dejar claro que un sistema de suscripciones era impensable para EAGLE:

Will I be required to pay ‘maintenance’?

Simply put, no.

De hecho, el problema no reside tanto en el precio —aunque la subida con respecto al sistema de compra anterior es notable— como en el hecho de que, a partir de ahora, nunca vas a ser el dueño del programa. Simplemente estás alquilando su uso por algún tiempo. Si dentro de unos años Autodesk deja de mantener sus servidores o no tienes el suficiente dinero para renovar la suscripción, olvídate de editar tus antiguos proyectos. Y es que, incluso si los servidores están activos y tienes el dinero suficiente, basta con que te quedes sin conexión a Internet para que la autenticación con el servicio de licencias falle y el acceso a un programa que debería ser tuyo te sea denegado.

A esto es a lo que nos referimos cuando decimos que el software privativo juega con tu libertad.

Sin embargo, el panorama no es tan desolador y siempre hay alternativas libres de igual o mayor calidad que, esta vez sí, están de parte de los usuarios. Es el caso de Kicad, en cuyo desarrollo colaboramos desde la OSL junto con el equipo del CERN.

Diseño en Kicad de la placa libre IceZUM Alhambra.

Diseño en Kicad de la placa libre IceZUM Alhambra.

Además de trabajar en aspectos técnicos para mejorar el código de Kicad, en estos momentos estamos colaborando en una característica clave para usuarios de EAGLE: la posibilidad de importar sus proyectos a Kicad, de manera que ningún usuario se quede sin acceso a su trabajo por oponerse a una política de suscripciones privativas que no favorecen a nadie. Probablemente ni siquiera a Autodesk, que previsiblemente perderá usuarios en favor de alternativas libres como Kicad.

Así que ya sabéis, si alguna vez alguien os pregunta si preferís usar software privativo en vez de software libre, pensad en las libertades que están en juego y responded: Simply put, no.

Como deberéis saber ya, una de nuestras principales ocupaciones en la OSL es dar soporte sobre software libre a toda la comunidad universitaria de la Universidad de Granada, y más concretamente, una de nuestras acciones más populares es la de realizar instalaciones de distribuciones GNU/Linux en los portátiles de los estudiantes que ya sea porque son recién llegados o porque por fin se han decidido a dar el “salto”, necesitan ayuda para tener un sistema operativo libre en su equipo de trabajo.

distros_de_linux_zpsa31e27f0-1

Gracias a la gran evolución de estos sistemas operativos (entre los que por ejemplo podríamos destacar Ubuntu), hasta hace unos años realizar este tipo de instalaciones era un proceso trivial: el ordenador arrancaba sin problemas el instalador del sistema operativo, seleccionábamos las opciones de idioma y teclado, se realizaba el particionamiento del disco duro y después de introducir los datos personas y de contraseña ya lo único que quedaba era esperar a que la instalación se completase. Una vez terminado este proceso semiautomático, salvo incidencias puntuales con drivers de tarjetas de red inalámbricas o tarjetas gráficas dedicadas ya teníamos el sistema en perfecto estado para comenzar a funcionar.

El problema está en cuanto todo esto dejó de ser así de fácil, cuando alguien decidió que tener la libertad de instalarse cualquier sistema en un ordenador era algo tremendamente peligroso para el propio usuario de a pie. Para ello, y aprovechando que se estaba ultimando el nuevo sistema UEFI (que vendría a sustituir a la tradicional BIOS) se introdujo un sistema que precisamente controlara esto: todo sistema operativo que se fuera a instalar en un equipo debería estar firmado como seguro por los promotores del proyecto para que este nuevo sistema permitiese la instalación en el equipo. Estos promotores eran gran número de compañías tecnológicas entre los que podemos destacar HP, Dell, Intel, IBM o, casualmente, Microsoft.

lenovo-idepad-u450p-notebook-review

El sistema UEFI en sí mismo es la evolución lógica de la clásica BIOS, el sistema imprescindible para que nuestros ordenadores sepan cómo arrancar, pero que con décadas de antigüedad necesitaba una actualización debido a los grandes avances tecnológicos actuales. Este sistema UEFI presenta por un lado aspectos superficiales como interfaces más vistosas o permitir el uso del ratón, pero principalmente añade compatibilidad con discos duros de más de 2 TB y controladores de dispositivos de firmware de 64 bits a los que este mismo sistema puede controlar directamente, pero además también añade el “Secure Boot”; un modo de “arranque seguro” según lo establecido por las directivas de estas compañías, en las que el usuario de a pie no tiene opinión, lo que viendo en qué terminará desencadenando puede parecer que se buscase más bien un beneficio propio, que una posición neutral que se debería esperar de un órgano intermediario y que desde luego no va en consonancia con la libertad tecnológica que nos gustaría tener; aquí empiezan los problemas.

Empezamos a encontrarnos con situaciones en las que para realizar una simple instalación era necesario realizar un gran número de comprobaciones y pasos previos antes de empezar para asegurarnos de que siquiera podríamos iniciar el proceso de instalación, o en el caso de optar por la comodidad de realizar una instalación desde un pendrive, asegurarnos además de que ese pendrive ha sido “booteablilizado” de forma que sea compatible con UEFI para que nos permita realizar una instalación en dicho modo; pero tanto en uno como en otro caso, nada de esto nos aseguraba que la instalación se pudiera hacer correctamente. Todo esto derivó en que ante todos los problemas ocasionados, por un lado muchas personas empezaran a buscar equipos que no tuvieran que usar el modo “Secure Boot” de forma obligatoria y pudieran funcionar en “Legacy mode”, y por otro lado, algunas compañías como Red Hat optaran por pagar para que su sistema pudiera ser instalado sin problemas (ante un previsible miedo de que esto afectara a sus posición en el mercado del sector empresarial, su principal actividad económica).

f7574_uefi (1)

Aunque poco a poco se consiguieron saltar los problemas para instalar nuestros sistemas operativos en los ordenadores, de pronto apareció un nuevo problema: Windows 8 empezó a venir preinstalado en muchos ordenadores. El problema que nos encontramos es que estos sistemas vienen en discos duros cuyas tablas de particiones dejan de ser las clásicas MBR para ser la nueva GPT, lo que en un principio es ventajoso ya que entre sus características permite usar discos duros de más de 2 TB y nos libra de la limitación de cuatro particiones primarios en un mismo disco duro (podemos tener hasta 128), pero además viene con otra particularidad: esta tabla de particiones obliga a tener una partición “boot”.

¿Por qué es necesario una partición “boot”? ¿Está relacionado con las particiones “boot” de las distribuciones GNU/Linux? Sí, pero con una gran diferencia. Hasta ahora, cuando instalábamos un sistema operativo este a sus vez instalaba un gestor de arranque al principio del disco duro para que cuando la BIOS arrancase el dispositivo, un pequeño programa supiera cómo arrancar el sistema operativo pertinente; como UEFI provee de una interfaz que puede controlar los dispositivos, ya no se encarga simplemente de realizar verificaciones para después transferir el control al gestor de arranque en el disco duro, ahora también es el propio sistema el que se encarga de realizar también el arranque del sistema para “garantizar la seguridad” del sistema.

Hasta aquí todo bien, pero… ¿y si el sistema que se instala en la partición “boot” no reconoce otro tipo de sistemas que no sea el suyo? Pues con las políticas monopolísticas hemos topado. Esto no es nada nuevo, siempre han existido problemas para que sistemas Microsoft y cualquier otra “cosa” convivieran en un mismo ordenador, sin embargo, si tenías la opción de realizar una instalación limpia y la necesidad de tener un dual boot, ya sabías que tenías que instalar primero el sistema Windows de turno, dejarlo que se acomodase en tu máquina y después instalar cualquier otro sistema, ya que seguramente este último no tendría ningún problema en compartir máquina con él, instalándose en el sector de arranque de tu disco duro sin hacer mucho ruido y sin ningún problema permitirte arrancar el sistemas que necesites en cada ocasión.

Ahora la cosa cambia, porque Windows se adueña de la partición “boot” y en muchas ocasiones no puedes hacer una instalación limpia ya que en el caso de eliminar la partición de recuperación te arriesgas a perder la garantía del ordenador; pues en estos casos, en ocasiones concretas simplemente no vas a poder instalar otro sistema que no sea el que viene de fábrica. ¿Para qué queremos tener un sistema de particionado que nos permite tener 128 particiones primarias si solo vamos a poder instalarle un único sistema operativo de Microsoft? Además, en otros sistemas si hay una mayor configuración de particionamiento disponible y típica en función de las preferencias del usuario: “root”, “home”, “var”, “tmp”…, que además en el caso de tener varias distribuciones distintas nos puede dar un gran juego; aunque en el caso de Windows no encontramos esta capacidad de personalización, por lo cual, sigue pareciendo innecesario un número tan alto de particiones, por lo cual, este tipo de bloqueo solo puede responder a argumentos más bien de un propio interés comercial que a argumentos de seguridad para el usuario, usuario que al final y al cabo es el dueño del equipo y que por lo cual debería tener el derecho de poder hacer con él lo que desee y crea conveniente.

Sc0EH

Es cierto que también Microsoft cada vez parece que está cambiando su enfoque en muchos aspectos a su clásica filosofía, en la que buscaba tener sobretodo una posición dominante que no tuviera por qué ir vinculada a tener una posición igualmente innovadora; ya sea este cambio ideológico por decisión propia o por necesidad, iniciativas como Microsoft Openness, que su plataforma en la nube Azure sea una plataforma de código abierto o que cada vez patrocinen y organicen más eventos e iniciativas relacionadas con el software libre es algo que todos aplaudimos y celebramos, pero precisamente por eso, porque es un buen camino el que parece que están tomando, deberían aplicar ese tipo de políticas a niveles más globales para no encontrar tantas incoherencias en una misma compañía, ya que si no, en lo que a nosotros nos compete, cuando un alumno viene a que le ayudemos a instalar Ubuntu en su ordenador no queremos tener que decirle que no es posible porque Microsoft no lo permite.

 

Captura de tela de 2012-09-09 11-29-51

Todos los años tiene lugar el Software Freedom Day (SFD), un día para celebrar y promover el software libre a nivel mundial. Empezó a celebrarse en el 2004, aunque fue un par de años más tarde (2006) cuando se acordó que su día fijo de celebración fuera el tercer sábado de cada mes. En todo el mundo se realizan actividades que pueden consultarse en un mapa interactivo a través de su página web, además de buscar más información en su wiki. También Richard Stallman, fundador de la Free Software Foundation (FSF), ha creado un breve vídeo, informativo acerca de por qué la libertad del software es importante para todos.

 

Por nuestra parte organizamos un evento en el bar La Posada (al lado de la ETSIIT), donde además de servir de inauguración para la nueva temporada pudimos conocer gente nueva, todos muy interesados por los nuevos proyectos que están surgiendo relacionados con tecnologías libres.

5manu5

La primera presentación corrió a cargo de Víctor Rivas, profesor de Informática en la Universidad de Jaén que habló sobre BeerJS, una iniciativa mundial para organizar grupos de personas interesadas principalmente en el desarrollo de software usando JavaScript; estos grupos una vez creados se autoorganizan para organizar diferentes eventos a nivel local a través de repositorios específicos, como es en el caso de Jaén y de Granada.

13manu10

El siguiente proyecto fue presentado por Paula de la Hoz, estudiante de 3º de Grado de Informática en la UGR. Habló de su iniciativa en forma de grupo sobre privacidad y derechos de Internet llamado “Interferencias“, al que cualquier interesado puede unirse con el objetivo de intercambiar información sobre el tema y la posibilidad de organizar quedadas.

Continuamos con otro proyecto presentado por David Charte y Mario Roman, ambos estudiantes del 5º año del Doble Grado de Informática y Matemáticas en la UGR con su blog LibreIM, una página con el objetivo de divulgar el conocimiento sobre las matemáticas y la informática (haciendo especial énfasis en el software libre) donde cualquiera puede contribuir o pedir ayuda.

dav

Lo último en ser presentado fue Granada Hacklab, presentado por Pablo Hinojosa por parte de la OSL, pero como una iniciativa que queremos que sea de todos, dónde absolutamente cualquier tema relacionado con la tecnología libre tiene cabida, tanto a nivel hardware como software o informativo, y al que por supuesto todos estáis invitados. Por ahora sigue en nivel de gestación, pero esperamos poder daros más noticias sobre el tema en breve.

Así que esto es todo por esta vez, también podéis ver el resumen de cómo lo vivimos en las redes sociales o ver el álbum con todas las fotos; y ya sabéis, como siempre, estad atentos a nuestras redes (Twitter / Facebook) y por supuesto a todos los eventos que organicemos. ¡Hasta la próxima!

Desde la OSL os queremos desear a todos/as una feliz navidad y un próspero año nuevo. Gracias a todos los que nos conocéis por estar con nosotros y a los que todavía no nos conocéis os esperamos con los brazos abiertos.

photo26252468361996738     arbol centrado

20141218_111323.rotada

 Que nunca os falte un sueño por el que luchar, un proyecto que realizar, algo que aprender, un lugar donde ir y alguien a quien querer. ¡Feliz Navidad!

¿Recordáis aquello de “Imagínate que nos dicen de ir a la guerra y no va nadie”? Bueno, pues imagínate que nos dicen de organizar un taller o evento y no va nadie.
Eso es algo que le ocurre a la OSL continuamente. En la OSL es lo que hacemos, organizar eventos, y lo hacemos continuamente. Algunas veces nos lo solicitan, otras veces vemos (o creemos ver) una necesidad y organizamos un evento para cubrirla. El éxito es variable, pero en muy raras ocasiones podemos decir aquello de está petado. En más ocasiones se puede decir no me suena la cara de ese, pero en muchos estamos el que da la charla, la persona organizadora (a veces ni eso) y algún colega que nos alegramos mucho de ver pero al que, a estas alturas, difícilmente vamos a convencer de algo de lo que ya está convencido (o lo contrario, claro).
No os voy a decir que no es desolador, porque lo es. Prepárate una charla, deja por un día tu camiseta y ponte camisa que vaya con el pantalón no vaquero, desplázate a, posiblemente el quinto pino, repasa una y otra vez la charla, anúncialo repetidamente por redes sociales y, pasados veinte minutos de la convocatoria inicial, di “Bueno, empiezo con los que estéis. ¿Me siento al lado vuestro?”. Desolador.
Tras la desolación, viene el reparto de culpas. Que si lo anunciaste tú, que no, que yo, que si teníamos que haber puesto carteles, que si hoy era mal día porque están de exámenes, o antes de los exámenes, o después de los exámenes, o habrá exámenes algún día (o sea, que es un día del año cualquiera), que si teníamos que haberlo anunciado de otra forma (“Ya te dije que Análisis de los aspectos legales de las licencias de software libre no iba a ser un tema atractivo para los de enfermería”), que si la hora, que si… El hecho es que has ganado un amigo o adepto nuevo para la causa, pero poco más y eso tras horas de esfuerzo.
Y has aprendido una lección. Lo que no está muy claro es cuál. La primera lección es la obvia: la gente no ha venido a la charla sobre software libre, o sobre expresiones regulares. Puede haber sido por el software libre o por las expresiones regulares, porque te tengan muy visto, porque no se hayan enterado o porque no hayan querido enterarse. Si no vienen, tendrás que ir tú a ellos y hacerlo de otra forma. La clase, taller o seminario magistral no es la única forma de llegar y transmitir el mensaje. Por eso en la OSL hemos buscados otros métodos: cafés con OSL, hackathones o webinarios. También a ser menos proactivos y más reactivos: no aterrices donde tú creas, ve a donde te busquen o te necesiten.
En todo caso, un fallo es una lección. Hay que aprenderla bien para que no te quede pare septiembre.
Los de Guadalinfo me han invitado a celebrar el día del #fail, Day For Failure internacional y ahí que vamos.

He visto que ha salido la beta de Ubuntu GNOME 13.04, y como Unity no llega a gustarme, pues he bajado la ISO, y la he puesto en una maquina virtual con Oracle VirtualBox, los recursos asignados han sido mas bien escasos, 1GB de Ram, 1 CPU, disco de 8 Gb.

Y bueno me sorprendido lo bien que va con esa configuración, rápida, instalación limpia…

Sobre el software que trae, pues tenemos el kernel 3.8, Gnome 3.6, libreoffice 4.0.1.2 y echo en falta Thunderbird, pues viene con Evolution, pero bueno no es problema quitar uno y poner el otro.

A mi parecer si se mantiene así para la versión final mucha gente descargara esta versión dando de lado la Ubuntu con Unity.

Os dejo algunas capturas de la misma.

Inicion en Gnome 13.04 Selección_003 Selección_002

El lunes pasado terminó el 5º hackathon de proyectos de SL de la UGR, donde participaron 6 proyectos granadinos (y jiennenses) del CUSL. Como hemos hecho con el , y primero, unos días después de terminar, llega el momento de sacar conclusiones y ver qué lecciones se pueden aprender del mismo. Este año, según los veteranos, ha sido el que mejor ha ido. La memoria es corta y las cervezas abundantes tras el hackathon y por eso hay que tomarse tal afirmación con un grano de sal, pero aún así vamos a ver qué ha podido hacer de este hackatón un éxito.
5º Hackathon de proyectos de SL en la ETSIIT

  • La asistencia ha sido similar a otros años, aldededor de 30-40 personas. La principal diferencia este año es que prácticamente todos venían de la ETSIIT, estudiantes de licenciatura o grado de informática y Telecos, con predominancia de informáticos. No ha habido prácticamente ningún traductor aunque las pocas que han estado han sido muy entusiastas
  • Lo anterior enseña que cada hackathon es único y por su difusión, zeitgeist o alineación de planetas lo que se da por hecho en el anterior no tiene por qué suceder en este. Por ejemplo, lo siguiente:
  • De hecho, los seis proyectos que había este año eran bastante atractivos (salvo quizás uno). Tenían un elevator pitch fácil (se podían explicar en una frase), estaban relacionados con juegos, podían atraer a gente fácilmente aunque no tuviera nada que ver con el software libre ni sus alrededores. Además, la gente se ha repartido de forma bastante uniforme. La presencia de veteranos era también abundante, cuatro de los proyectos ya han participado en años anteriores y se nota
  • Casi todos los proyectos usaban las mismas herramientas: tickets, GitHub lo que ha ayudado también a que se ayuden entre ellos y a que tengan una metodología de trabajo común. Puede que haya ayudado los cafés con la OSL en los que en todos los casos se echaron a andar los proyectos y se les animó a usar tales herramientas
  • Casi todos los proyectos coinciden que el estar durante el fin de semana en el espacio de Cocorocó ha sido un acierto. Todos los proyectos juntos, compartiendo espacio trabajan más agusto y se animan los unos a los otros.
  • Finalmente, el hecho de que usen herramientas modernas de colaboración como GitHub ha hecho todo mucho más fácil que trabajar con una forja que se dedicaba a caerse durante el fin de semana. Eso, por otro lado, ha evitado la producción de éxitos musicales, lo que es una pena

En cuanto a los resultados, se pueden ver en el planet CUSL: todos los proyectos han avanzado y sacado temas adelante, creado sonidos, aplastado errores. Y desde la OSL le damos la enhorabuena por el trabajo realizado y les deseamos lo mejor. En la galería de la OSL tenéis una serie de fotos del evento, también en Flickr

Desde el punto de vista del usuario ¿Se puede tener una plataforma Android basada exclusivamente en Software Libre? Este es mi análisis tras una experiencia de seis meses de uso.

Tengo varias Ubuntu en la oficina, un par de Debian y Guadalinex en casa, y otra Debian en el netbook.

Tengo también un flamante HTC Hero que, cada vez más, se ha convertido en una herramienta casi indispensable para mi trabajo y mi vida diaria. He rooteado ese teléfono (en realidad, fue lo primero que hice con él) y ya he pasado la fase de “Instalo y pruebo todo lo que existe” (supongo que es una fase por la que casi todos pasamos). Se trata de un modelo algo antiguo y, en comparación con lo que se vende actualmente, muy poco potente, pero la verdad es que es un chisme tremendamente útil.

En particular, muchos de los trabajos “de movilidad” que antes hacía mi netbook (leer noticias, consultas web rápidas, redes sociales, recepción de correo, transporte de archivos y “computación de urgencia en general”) ahora los hace el teléfono.

El caso es que, hace ya seis meses, decidí comenzar un experimento: Si mi teléfono está copando tareas que antes hacía mi ordenador equipado con Software Libre ¿Se puede funcionar bien usando sólo software libre en el teléfono?

Antes de continuar, quiero hacer notar algo: Cada cual puede tener su opinión en cuanto a las política de Google, pero el hecho es que un teléfono Android ya es por sí mismo mucho más libre que prácticamente cualquier teléfono u ordenador que haya usado la mayoría de la gente. Android es, probablemente, una de las herramienta que más ha contribuido a la expansión del uso del Software Libre (que no de la filosofía del Software Libre, ojo) en los últimos tiempos.

Pero los teléfonos Android vienen equipados por defecto con un montón de aplicaciones que no son libres (además, naturalmente, de todas las que se pueden instalar posteriormente) y mi idea era ver hasta qué punto existen opciones libres a su uso. En mi PC esto es fácil: Hay opciones libres iguales o mejores para casi cualquier tarea que necesites ¿Cómo será en el teléfono?

Naturalmente, se trata de una experiencia puramente personal, basada en el uso que hago yo personalmente de mi propio teléfono concreto, y es probable que otra persona se encontrase con otras circunstancias.

No es uno de esos análisis de dos tardes que aparecen en las revistas de tecnología. No hablamos de si se pueden instalar tales o cuales aplicaciones, probarlas y desinstalar, sino de hasta qué punto es realmente factible usar sólo software libre de modo cotidiano y continuado. Es por esto que hayan tenido que pasar seis meses antes de poder dar alguna conclusión.

La ROM

Se llama “ROM” a una distribución de Android o, dicho de otro modo, a una instalación concreta de este sistema operativo con un cierto software básico preinstalado. Google prepara una configuración básica, y cada compañía o programador la adapta posteriormente según sus gustos e intereses. Normalmente, cada fabricante de teléfonos prepara su propia ROM, sobre las que tienen derechos y licencias específicos.

Por lo tanto, el primer paso será buscar una ROM libre o, al menos, lo más libre posible.

La cosa, para empezar, es bastante complicada. En realidad no existe forma posible de tener un teléfono Android (ni de ninguna clase, en realidad) totalmente libre. En particular, partes de los controladores del hardware y casi todo lo que tenga que ver con el teléfono en sí son necesariamente privativos, en general propiedad del fabricante del aparato.

Mientras que el hecho de no usar drivers privativos en tu PC con Linux no representa normalmente mayor problema, en tu teléfono significa que no podrás usarlo como tal.

Existe una interesante iniciativa llamada Replicant que pretende crear una distribución de Android completamente libre. Pero el proyecto se haya aún en una fase muy inicial y, en particular, no hay nada para mi modelo de teléfono en concreto.

Pero hay buenas noticias: Afortunadamente, Cyanogenmod, una de las mejores ROMs del mercado, es también una ROM libre. De hecho, la instalación de esta ROM incluirá exclusivamente herramientas libres, evitando todas las que, pese a formar parte de Android, tienen licencias más restrictivas (puedes instalar estas herramientas, pero se distribuyen en un paquete aparte). Incluso si no pretendes usar software libre, esta ROM es una estupenda opción. Tiene algunas utilidades (como el “Anclaje a red”, para poder usar el teléfono como un moden USB) que se han eliminado de algunas ROMs comerciales.

Naturalmente, instalar Cyanogenmod, como cualquier otra ROM, implica rootear el teléfono y unas mínimas habilidades informáticas pero, a los efectos de este artículo, esa parte la damos por superada.

Sinceramente, esta fue mi primera (y grata) sorpresa: Hay mucho software libre metido aquí ya por defecto. Si usas el teléfono para hablar, navegar, consultar el correo y poco más, ya tienes todo lo que necesitas. Se acabó. Victoria. Tienes un teléfono Libre. Lo lograste.

Esta ROM, de hecho, tiene un montón de aplicaciones que ni tan siquiera necesitarás. Desde reproductor de música hasta marcación por voz, todo lo que pueda tener cualquier teléfono Android y no seas privativo (lo cual es mucho), mas alguna cosita extra (como un terminal de linux para acceder a las entrañas del SO o un administrador para actualizar o cambiar de ROM a placer.

Aplicaciones

Al contrario que ocurre en el mundo Linux, hay una absoluta falta de herramientas libres para Android.

No hay aplicaciones libres para muchas tareas y, cuando existen, sólo hay una o dos alternativas entre las que elegir. La respuesta a “Existe una aplicación libre que haga tal y cual cosas” es “Casi seguro que no”. Este problema se agudiza si tienes un teléfono no demasiado potente (como es mi caso), en el que debas priorizar las aplicaciones que aprovechen mejor los recursos.

Otro problema es que resulta realmente difícil saber si un programa para Android es libre. Las aplicaciones para móviles, de hecho, no suelen llevar prácticamente ninguna información de autoría, careciendo incluso del clásico “About” al que estamos acostumbrados.

Markets y repositorios

La primera de las aplicaciones privativas que se echan de menos es, naturalmente, el Market. El Google Market (hace poco lo han remodelado y cambiado el nombre pero, precisamente a causa de este experimento, yo no lo he visto XD) es una aplicación privativa propiedad de Google (aunque puedes encontrar software libre en él). Afortunadamente se pueden instalar aplicaciones sin usarlo, desde la tarjeta de memoria o desde Internet, para lo que hay que activar la opción “Orígenes desconocidos” en la configuración del teléfono.

Además existe F-Droid, un repositorio de software libre para Android, que tiene una aplicación instalable que te ayudará a encontrar e instalar programas libres. A efectos prácticos, funciona como una especie de reemplazo al market, solo que con un fondo de aplicaciones tremendamente más limitado. No es que haya muchas menos, es que la comparación es ridícula.

Mientras que hay casi medio millón de aplicaciones en el Market de Android, en F-Droid no llegan a cuatrocientas. Evidentemente, no todas las aplicaciones del Market son privativas, ni todas las libres tienen por qué estar en F-Droid, pero está claro que no hay comparación en cuanto a cifras.

F-Droid tiene además una aplicación instalable (y, evidentemente, libre) que permite descargar, instalar, desinstalar y actualizar el software de su repositorio. Además, tiene la interesante utilidad de, cuando existen varias versiones del software, poder elegir la que sea más conveniente, pudiendo “downgradear” la aplicación si se considera necesario.

Redes sociales

Personalmente, para las redes sociales no he tenido ningún problema. Ya antes de este experimento había estado probando muchas opciones (tanto libres como privativas), y la única que me convenció de todas ellas fue Mustard, que es un cliente de identi.ca, twitter y redes basadas en Status.net que, además, resulta que es libre. Así que, por este lado, ningún problema. También uso (aunque poco) el cliente para la red Diaspora*, que también es libre. Por otro lado, no he visto ningún cliente libre para Facebook (aunque yo no lo necesitaba y tampoco lo he buscado demasiado) y eso sí me parece un handicap importante para una mayoría de usuarios.

Naturalmente, se pueden utilizar perfectamente los interfaces web de estas aplicaciones sociales.

Whatsap (y otras redes parecidas)

Este puede ser un ejemplo perfecto del tipo de problemas que nos encontramos de cara al uso de software libre. Whatsap es un programa de mensajería instantánea que, a pesar de su absoluta falta de seguridad y privacidad es enormemente popular. Además es software privativo por lo que, o lo aceptas tal y como está en las condiciones que exige su licencia (del tipo EULA), o no lo usas. Pero (al contrario de otros protocolos como el email o empathy) se trata de un sistema privativo completo, con su propio protocolo, sus servidores, etc, de modo que todo sus uso y funcionalidades está en manos de la compañía propietaria y sólo puedes usarlo con el programa o programas que esta compañía decida.

De este modo, la popularidad de una red privativa te fuerza a usar esa red privativa o a renunciar a la posibilidad de usarla. Esto quiere decir que, si quieres comunicarte con las personas que usan Whatsap, debes usar Whatsap. Y no es libre.

Naturalmente, esto es también válido para aplicaciones como Apalabrados y ese tipo de juegos y programas para Android con componente social.

Widgets

Los Widgets son esos programitas que colocas en el escritorio de tu teléfono y te indican cierta información, datos o lo que sea; como relojes, el tiempo, calendarios, noticias, etc.

No es que no haya ninguno, claro, pero hay muy poquitos widgets libres interesantes que puedas instalar. Para empezar, busqué el clásico reloj + calendario del que hay cientos de versiones… y no encontré ninguno libre. Si estás buscando alguna cosilla libre que programar, en los widgets tienes todo un campo virgen. Precisamente donde están las aplicaciones más notorias y visuales y donde se puede hacer más “propaganda”, y resulta que no hay apenas nada de nada.

Mapas y geolocalización

Hay bastantes opciones de geolocalización y mapas en general, basadas en los estupendos recursos de OpenstreetMap. Los que ya conozcan OpenStreetMap sabrán que es un sistema cartográfico abierto de creación distribuida, y que sus mapas son a menudo mejores que los de googlemaps y suelen estar más actualizados.

El principal defecto no es, en realidad, achacable a los mapas o las aplicaciones en sí, si no al motor de geolocalización: Al contrario que con el software de geolocalización -privativo- de Google (que usa también los datos de redes Wifi), ahora dependes exclusivamente del GPS para averiguar tu posición. En rutas de carretera y similares no hay realmente gran diferencia, pero en ciudad o lugares de mala cobertura GPS sí se nota mucho.

Juegos

Como en el resto de cosas, la oferta es muy limitada. Personalmente, no suelo tener juegos. No instalo juegos. De todos modos, con un interés puramente experimental y de cara a aportar completitud a este informe, instalé el Frozen Boobles (es un port de un juego de linux). Si quieres aprovechar tu tiempo en algo distinto de disparar burbujitas compulsivamente como un adicto, no lo instales. Cada vez que voy a desisntalarlo me digo “Una partidita más”…

Calendario

El calendario que cyanogenmod trae por defecto es el típico de Android, y es perfectamente útil. Se puede sincronizar con otras (por medio de ¡Exchange!) que tengas en red (incluidas cuentas de google calendar). Pero yo tenía un requisito particular: Tengo varias cuentas en google calendar (personal, trabajo y alguna más) y quería usar más de una (cosa que no permite este modo de sincronización), para lo que necesitaba una agenda independiente. Al final di con aCal, que es un calendario libre que permite sincronizar o importar desde una gran cantidad de formatos y servicios, aunque a costa de un mayor uso de recursos (es una aplicación que en mi teléfono va realmente lenta).

Oficina

El propio lector de correo electrónico que viene por defecto en tu Android es perfectamente válido y funcional pero, para los que quieran algo más avanzado, K-9 mail es una opción muy buena y muy popular, mejor incluso que la mayoría de las aplicaciones privativas similares.

Para leer documentos tienes aplicaciones como Open Office Document reader, que es un lector de ODT aún en fase beta, o Vu para leer archivos PDF.

Otros

Existen además otras aplicaciones (libres, claro), como Barcode Scanner (para leer códigos de barras y, sobre todo, QRcodes) o ConnectBot (un cliente de SSH) que quizás no son tan habituales pero que yo sí uso.

Conclusiones

Como decía al inicio, se trata de una experiencia personal. Cada uno tiene unas necesidades diferentes y se encontrará en circunstancias diferentes (Si tienes tu propia experiencia particular a este respecto o conoces alguna aplicación libre interesante, sería bueno que lo contases en los comentarios).

Además ha sido mucho tiempo y muchas pruebas, y es seguro que me dejo cosas en el tintero. Pero la visión general es que, a pesar de que es perfectamente factible usar sólo Software Libre en tu teléfono Android, esto obliga a sacrificar funcionalidad y aún hace falta mucho trabajo para que sea una opción realmente práctica.

Web Jornadas de Software Libre
Logo y enlace Web Jornadas de Software Libre 2018
Web SereIngeniera
Logo y enlace Web SereIngeniera 2018
Web Campus Infantil 2018

Proximamente!

Calendario
abril 2018
lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo
26 marzo, 2018 27 marzo, 2018 28 marzo, 2018 29 marzo, 2018 30 marzo, 2018 31 marzo, 2018 1 abril, 2018
2 abril, 2018 3 abril, 2018 4 abril, 2018

Categoría: General10:30 am: Taller de la I Campaña de Donación

10:30 am: Taller de la I Campaña de Donación

Categoría: General12:00 pm: Taller de Wikimedia

12:00 pm: Taller de Wikimedia
5 abril, 2018

Categoría: General10:30 am: Charla Jornadas de Recepción de Estudiantes

10:30 am: Charla Jornadas de Recepción de Estudiantes
6 abril, 2018 7 abril, 2018 8 abril, 2018
9 abril, 2018 10 abril, 2018 11 abril, 2018

Categoría: General12:30 pm: Charla de Licencias

12:30 pm: Charla de Licencias
12 abril, 2018 13 abril, 2018

Categoría: General8:00 am: Recogida de I Campaña de Donación

8:00 am: Recogida de I Campaña de Donación

Categoría: General12:00 pm: Taller de formación para aulas de ETS. Caminos

12:00 pm: Taller de formación para aulas de ETS. Caminos
14 abril, 2018 15 abril, 2018
16 abril, 2018

Categoría: General12:00 pm: Inicio II Campaña de Donación

12:00 pm: Inicio II Campaña de Donación
17 abril, 2018 18 abril, 2018 19 abril, 2018 20 abril, 2018 21 abril, 2018 22 abril, 2018
23 abril, 2018 24 abril, 2018 25 abril, 2018 26 abril, 2018 27 abril, 2018

Categoría: General12:00 pm: Cierre II Campaña de Donación

12:00 pm: Cierre II Campaña de Donación

Categoría: General12:00 pm: Pre-inscripción Campus de Chicas

12:00 pm: Pre-inscripción Campus de Chicas
28 abril, 2018 29 abril, 2018
30 abril, 2018

Categoría: General10:00 pm: Envío de ponencias y talleres JSLUGR

10:00 pm: Envío de ponencias y talleres JSLUGR
1 mayo, 2018 2 mayo, 2018 3 mayo, 2018 4 mayo, 2018

Categoría: General12:00 pm: 1ª asignación II Campaña de Donación

12:00 pm: 1ª asignación II Campaña de Donación
5 mayo, 2018 6 mayo, 2018
Archivos
Categorías