Por qué, cómo, cuando y dónde debes liberar tu trabajo fin de grado/máster/tesis


Vamos a empezar por lo más fácil: Cuando. La respuesta es muy simple: ahora

El mejor momento para liberar cualquier contenido, sea código, sea código con un informe explicativo o trabajo científico, siempre es ahora. Si lo que deseas es que su trabajo se conozca y también beneficiar a la comunidad que te ha dado financiación o simplemente apoyo, es mejor hacerlo desde el principio, desde la primera línea de código de un fichero README. El hacerlo ahora manda un mensaje claro: estoy abierto a cualquier sugerencia, y cualquiera puede copiar y mejorar mi trabajo en cualquier estadio de su desarrollo; también podéis sugerir cambios o mejoras y hacerlo durante el desarrollo del mismo, no al final cuando ni yo me puedo beneficiar ni posiblemente nadie porque la cantidad de información, código más informe, sea demasiado apabullante para que le sirva a nadie. Estamos en el mes de abril y te quedarán dos meses, quizás cinco si es en septiembre. Abre tu repositorio ya. Y si vas a empezarlo próximamente, crea el repositorio en abierto desde el principio y trabaja con él. Habla con tu tutor para que interaccione contigo también en abierto y a través del repositorio. Y, por supuesto, la liberación es un camino de dos vías. Si algún compañero tuyo también lo ha liberado, ayúdale, échale una mano, comprueba el código, hazle pull request. Nada más transparente que un repositorio para saber quién ha hecho qué.

Y el hecho de que se sepa que ese trabajo lo has hecho tú es precisamente uno de los porqués, el más importante. Las empresas usan tu repositorio como un currículum vitae, hasta el punto de que hay empresas que se dedican exclusivamente a hacer data mining de GitHub buscando a personas que tengan un perfil determinado, reflejado en lo que tienen publicado en GitHub. Seguramente estés usando una tecnología interesante en tu TFG/TFM/tesis que tenga demanda en el mercado. Ten por seguro que alguien lo va a ver, o que lo va a tener presente en la entrevista de trabajo para publicarlo o no. Git y GitHub es la herramienta que tienen en común todas las empresas y el hecho de que demuestres que lo conoces y lo usas también va a contar a tu favor.

Y finalmente, eso nos da el dónde. Hoy en día el sitio para liberar proyectos es GitHub. Las facilidades sociales y de gestión de proyectos que tienen no tienen ahora mismo igual. Aunque hay otros repositorios gratuitos como BitBucket o GitLab, este incluso libre, lo cierto es que tener un proyecto en un sitio popular como GitHub facilita su visilibidad y también que se interacciones con el resto de los programadores. Además, es el que se utiliza en ránkings provinciales como el de Israel Blancas; aparecer en ese ránking va a permitir también que conozcan tu trabajo y eventualmente que te den uno, que es de lo que se trata.

Nos queda un como. Liberar un trabajo es simplemente cuestión de asignarle una licencia. Y asignarle una licencia es tan fácil como colocar un fichero que se llame LICENSE en el directorio principal, que contenga los términos de la licencia; también se debe añadir una referencia a esa licencia en las cabeceras de todos los ficheros. Por ejemplo, Synapse de Marco Fernández Pranno (un proyecto liberado ya y que se leerá próximamente) tiene licencia MIT. Por otro lado, el texto en sí suele tener licencias Creative Commons, licencias específicas para contenido, como la tesis de Pablo García Sánchez, por ejemplo, que también se liberó desde el principio. Para no mezclar licencias el texto suele ir o en otro directorio o directamente en otro repositorio, aunque no pasa nada para que vayan juntos.

Practica también la ciencia abierta. Si tu tesis tiene un componente de investigación, habrás hecho experimentos, tendrás ficheros de configuración, una bitácora de resultados, los datos. Eso también se puede, y se debe, liberar. Puedes ir publicando los datos y subiéndolos a Figshare o algún otro sitio que te permita asignarle un URL permanente y también citarlo como si de un trabajo se tratara. Esto se escapa de la temática estricta de esta historia, pero puedes informarte en esta presentación y esta otra que explica los conceptos y las herramientas que se pueden usar.

¿A qué esperas pues para liberar tu TFM? Recuerda que el mejor momento siempre es ahora, y si necesitas ayuda y asesoramiento por parte de la Oficina de Software Libre, ya sabes donde encontrarnos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *